Daniel Guzmán

Ciudad de México, México, 1964
. Vive y trabaja en Guadalajara, México

P.P.P. Levitation, from the series “The World Doesn’t Want Me Any More and Doesn’t Know It”, 2006

Acrílico sobre madera
50 X 40 cm

  • Cerrar
  • Leer Más

P.P.P. Levitation, from the series “The World Doesn’t Want Me Any More and Doesn’t Know It”

La obra de Daniel Guzmán se despliega en una variedad de medios a través de los que explora temas como la identidad masculina, la adolescencia extendida, la cultura del rock y la muerte, empleando referencias a obras musicales, literarias y de cine. En muchos de sus dibujos hay un impulso que va de lo adolescente hasta lo grotesco y obsceno mientras que las frases que utiliza en éstos transmiten cierta desilusión y frustraciones que responden a la cultura popular de generaciones recientes.

La serie “The World Doesn’t Want Me Any More and Doesn’t Know It” se inspira en el trabajo del cineasta italiano Pier Paolo Pasolini y toma su título de uno de sus dibujos. Levitation, está basada en una escena de la película Teorema (1968) en la que un hombre extraño, bien parecido y cautivador visita de improviso la residencia de una familia burguesa de Milán. El hombre, que el cineasta entiende como la representación de una especie de Dios, provoca experiencias trascendentales en los habitantes de la casa. Eventualmente anuncia su partida y deja a la familia dislocada. La sirvienta, por su parte, sufre lo que ha sido interpretado como un proceso de santificación y levita sobre la casa. En Levitation, Guzmán transforma esta escena en una especie de exvoto, una pintura que se ofrece a alguna divinidad asociada al culto católico para agradecer por algún milagro, complementando así el discurso y las lecturas que se le han dado a la película.

Por su parte, Sesso (traducido al español como Sexo) muestra a los cuatro protagonistas de otra película de Pasolini, Saló o los 120 días de Sodoma (1975), durante una escena emblemática de la cinta. La película, basada en la obra del marqués de Sade, fue y sigue siendo considerada como la pieza más controversial dentro del repertorio de este director debido a su contenido violento y sexual. En países como Francia, solo pudo ser exhibida en circuitos muy restringidos y se le prohibió la publicidad mientras que en otros incluso fue censurada. Guzmán, a manera de censura, decide cubrir partes de la escena y únicamente sugerir el contenido al enunciarlo.

Además de las referencias a Pasolini ambas pinturas tienen ciertos guiños a autores que han fungido como referencia para el trabajo de Guzmán, entre éstos Chucho Reyes, sobre todo en el carácter naive con referencias al arte popular mexicano, como los exvotos mencionados anteriormente.